SOMME

El test de la taza de café

Es lo último en tests laborales, o por lo menos el sistema que ideó un empresario australiano: la prueba del café. Según publicó el diario inglés The Sun, un tal Trent Innes, ejecutivo de la empresa de software Xero Australia, desarrolló un método de contratación que no falla. Durante la entrevista se asegura de que el candidato a ocupar un puesto en su empresa reciba un café. Y al terminar la charla, lo conduce a la salida pasando por la puerta de la cocina. Esa es la verdadera prueba: ¿qué hace el candidato con su taza? ¿La deja sobre el escritorio, la lleva hasta la mesada o pretende lavarla? Aquel que deje su taza sucia sobre una mesa queda auténticamente eliminado de la posibilidad de ser contratado. Y el que se propone lavarla gana unos cuantos puntos. Según Innes, “se esconde mucho detrás del acto de lavar una taza de café”.