Superclásico gourmetero

¿Qué es más rico? ¿La moderna cocina de autor o las recetas caseras de antaño? ¿Qué es más lindo, el local canchero palermitano o la colorida cantina de La Boca? Así se plantea el desafío entre las Comando Gourmand vs. los Anti-Gourmet, dos equipos con una misma pasión: comer bien. Mientras las Comando Gourmand salen en defensa de la cocina de autor, los nuevos chefs y la alta gastronomía; los Antigourmet se embanderan en la típica cocina de bodegón. Hablamos con Carlos Cantini, de Café Contado, árbitro imparcial.

“Viendo las redes sociales, conocí el grupo de Comando Gourmand, que son todas mujeres, y que representan la alta academia, el conocimiento, la experimentación en la gastronomía. Y por otro lado conocí que tienen mucha actividad en redes los Antigourmeteros, que son más tradicionales, van a lo seguro pero también a la perfección: buscan las mejores milanesas y papas fritas.

“Me produjo atención a los nombres antagónicos, que todas expresiones culturales tienen su dos miradas, y les propuse hacer el desafío. Las chicas eligieron ser locales en Astor Bistró, el restaurante de Antonio Soriano, para la primera fecha que es el 18/5 a las 20.30hs; ellos reciben en Mamá Silvia, bodegón tradicional de Boedo, con vermú, bife y milanga, el 20/5 a las 20.30hs. Y la gran final, ábierta al público, el 21/5 a las 20.30hs en La Flor de Barracas, que sería un terreno neutral.

“Cada uno elige a favor de su propio equipo, ver cómo se va a desenvolver el otro en la cancha. En Astor ellos van a tener dificultades y cuestionarios que sortear, y yo juzgaré dónde creo que ellos se manejan más cómodos o en qué lugar aprovechan lo que tenga de propio el lugar, cómo le sacan el juego. Van a probar un menú de pasos, van a tener que elegir, maridar con vinos, todo. Igual ellas.

“Creo que las dos miaradas nos contituyen, hablan de nosotros. Siempre van a encontrar dos maneras de leer la cultura, de decirla y una no anula la otra.