Faustino Muñoz: sommelier de agua


Faustino Muñoz es sommelier de agua y director del famoso Colmado Quílez de Barcelona. Hace unos diez años, apostó por el mundo de las aguas y escribió el libro Aguas del Mundo, el primero primer documento que clasifica las aguas no sólo por familias, sino también por tipos, estilos y propiedades. Sobre los secretos del agua embotellada conversamos con él desde España.

“A contrario de lo que nos han dicho, el agua tiene color, tiene sabor y tiene olor. Si la ponemos a contraluz, depende por qué tipo de roca haya pasado, algunas aguas tienen más brillo que otras, algunas son más opacas… aunque el color tiene que ser traslúcido. Algunas tienen partículas suspendidas, etc.

“Para hablar de aguas, hay que tener en cuenta que hay tres familias: el agua mineral nantural –que es el sumun de las familias de aguas–, las potables preparadas y las de manantiales. De acuerdo a qué tipo de comida vamos a hacer, vamos a elegir aguas más duras o más blandas. Pero ahí también entra el marketing y el diseño de la botella, que puede llevar a una botella a costar 80 dólares.

“El precio no quiere decir que sea un agua mejor o peor que otra. En la tienda tengo una botella que en un país árabe se llegó a pagar 24 mil euros. Una botella de la casa Evian, un manantial de Francia, se hizo una fiesta solo para señoritas y se hizo una subasta. Todo lo que se recaudó fue a una finalidad benéfica.