Google

Hagamos tiempo: tomemos un café

¿Y si el café está matando tu productividad? Éste es el diagnóstico;de algunos exempleados de Google, que escribieron un libro titulado Make Time: How to Focus on What Matters Every Day. Allí, los ingenieros Jake Knapp y John Zeratsky dicen que “la cafeína es una droga medianamente adictiva por lo cual pequeñas costumbres inconscientes, como levantarse del escritorio para tomar una taza de café, rápidamente se vuelve un hábito reforzado químicamente”.
Para evitar que la adicción al café sabotee la productividad, los expertos dan cinco consejos: esperar para cafeinizarse hasta que el cortisol del cuerpo esté efectivamente bajo; tomar una segunda taza de café antes de sentirse cansado para mantener fluido el nivel de alerta; cafeinizarse y dormir una pequeña siesta porque el alcaloide empieza a funcionar 15 minutos después de haberse bebido tomar espresso a la tarde, que tiene menores cantidades de cafeína y tomar el último café a las 16 para asegurar un buen descanso nocturno.