_8862

Café para narcisistas

Lo último en redes sociales es el selfieccino: un cappuccino con tu rostro impreso en leche, chocolate, canela y café. La cafetería londinense The Tea Terrace, con local en Oxford Street, se convirtió en el primer lugar de Europa en ofrecer el selfieccino, que presenta una imagen con los rostros de los clientes en la cobertura espumosa de sus bebidas. Los parroquianos envían sus fotos a través de una aplicación de mensajería online al barista y se les da la opción de un capuchino o chocolate caliente como lienzo.

La imagen se carga en una máquina mientras se coloca la bebida. Luego se escanea la fotografía y reproduce en la espuma con un colorante comestible sin sabor. El proceso tarda unos cuatro minutos antes de que la imagen se copie en la espuma, lista para ser fotografiada y enviada a todo el mundo a través de las redes sociales antes de beberla, y cuesta alrededor de 5,75 libras (unos 150 pesos).