_molinari

Café + vino = felicidad, por Sommelier de café

El “vino árabe”, como le decían en Europa al café hace cuatrocientos años, ya es una realidad: en California, están infusionando vino con café. La ideota fue de Molinari Private Reserve, una bodega de Napa Valley que tuvo la genial idea de mezclar vino con granos de café. Después de dos años de experimentación, el enólogo y el coffee master llegaron al eureka: primero se empapan los granos de café en vino tinto para que adquieran parte de su aroma y sabor. Después los granos se secan y se tuestan pero ya están transformados: tienen notas a frutos rojos y un notable gusto a vino. Pero lo más importante: ni un rastro de alcohol, que se evapora en el tostado. Así, la bebida sigue siendo un poderoso tónico desembriagante.