Fin de semana largo… todas las semanas

__howthreedayw

Los fines de semana largos pueden ayudar a salvar el mundo. En EE.UU., un grupo de pensadores propone una revolución en la semana típica: que haya cuatro días de trabajo y tres de descanso. Según los economistas David Rosnik y Mark Weisbrot, una reducción de horas de trabajo está relacionada con una reducción del consumo de energía. Si los estadounidenses siguieran los mismos patrones de horas de trabajo que los europeos, de sólo 40 horas a la semana, en Estados Unidos verían una reducción del 20% del uso de energía, y por consiguiente de emisiones de carbono. Y con cuatro días de trabajo laboral a la semana también se reducirían grandes cantidades de emisiones de carbono producidas por los traslados del hogar al trabajo.